CÓRDOBA (Capital): La impactante Iglesia de “Los Capuchinos”.

El origen de esta construcción está vinculado con los hermanos capuchinos, misteriosas figuras de cabeza cubierta, largas túnicas y barbas desaliñadas.

Centro- Este Redacción Enamorate de Córdoba Redacción Enamorate de Córdoba
188
Fotos: Estefanía Bessone

Ubicada en el corazón de Nueva Córdoba, la Iglesia del Sagrado Corazón más conocida como “Iglesia de Los Capuchinos” es uno de los edificios  más impactantes de la Ciudad Capital de la Provincia de las Sierras y el Fernet.

La construcción de esta iglesia llevó poco más de 20 años. Se dice que es una mezcla de estilos neogóticos y neorrománico. El origen de esta construcción está vinculado con los hermanos capuchinos, misteriosas figuras de cabeza cubierta, largas túnicas y barbas desaliñadas. Posiblemente, fue el carisma de Juan de Ansoáin, padre superior de esa orden franciscana, el que logró convencer a la aristocracia local a la hora de juntar los fondos para solventar semejante obra.

194

Pertenece a la Orden Franciscana, y fue elegida la Primera Maravilla Artificial de la Ciudad. Es actualmente uno de los sitios más visitados y fotografiados por locales y turistas. Le encomendaron el proyecto al arquitecto y pintor italiano Augusto Ferrari. Recién retornado de su patria, este último aceptaba el reto, con grandes saberes y renovada inspiración.

Los relatos sostienen que Ferrari construía solamente para pintar. Diseños como el de la Iglesia del Sagrado Corazón, con su celebrada asimetría, dan cuenta de un legado indiscutible.

193

En el año 1911 llegaron a la ciudad de Córdoba los primeros misioneros franciscanos “capuchinos” (brazo de la orden franciscana cuyos monjes se distinguían por el uso de “il capucchio” o capas). En un principio, estos vivían en pequeñas casas y atendían a los fieles en la parroquia de las Hermanas del Buen Pastor. Recién en 1926 comenzó la construcción del actual templo.

Entre 1926 y 1933, fecha oficial de la inauguración, el arquitecto que se encargó del diseño y la construcción fue el reconocido artista e ingeniero Augusto Ferrari quien combinó elementos del neogótico y neorrománico aprendido en Europa. Aún así, muchas obras continuaron incluso hasta 1980 y  a lo largo de  2016 y 2017 el edificio fue restaurado.

192

La aguja gótica que perfora el cielo tiene relación con este nombre, que refiere puntualmente a la devoción del corazón físico de Jesús, que es símbolo del amor divino. La devoción al Sagrado Corazón tiene sus raíces en una corriente mística que se centra en Jesús y su muerte en la cruz y muestra a su corazón como centro vital, símbolo de su entrega y de su gran amor por la humanidad.  En el lateral derecho, como se puede observar, la torre trunca representa la materia que muere; del otro lado, la otra torre de 53 metros representa el alma que asciende. Más allá de este simbolismo, la Iglesia de los Capuchinos se destaca por su gran número de esculturas y pinturas.

Su reciente restauración permite disfrutar de la intensidad original de sus rojos, amarillos y grises, colores que sorprendieron a sus visitantes a partir de 1934, cuando abrió sus puertas. También es posible subir sus 182 escalones hasta la terraza, un mirador con vistas a la ciudad.

------------------------------

191190189

197CÓRDOBA (Capital): La Cripta Jesuítica
200CÓRDOBA (Capital): Manzana Jesuítica
202CÓRDOBA (Capital): Catedral de Córdoba
206CÓRDOBA (Capital) : Iglesia de la Compañía de Jesús
208CÓRDOBA (Capital): Museo del Arco de Córdoba
211CÓRDOBA (Capital): Arco de Córdoba emblema de la Ciudad
224CÓRDOBA (Capital) : Museo del Marqués de Sobremonte.
251LA HIGUERA : Capilla Nuestra Señora del Rosario

Te puede interesar
Lo más visto
060

COPACABANA: El fusilamiento del Robin Hood cordobés.

Redacción Enamorate de Córdoba
Norte

en la vieja Provincia de Ischilín en la época del Virreinato del Río de La Plata a una especie de Robin Hood de la Provincia del Fernet y del cuarteto; se llamaba Florentino Agüero quien junto a sus hijos Pedro y Roque el imaginario popular les atribuían la acción de robar a los ricos para darle a los pobres.