PADRE LIQUENO: “Angelitos de hielo” La historia más triste de las sierras de Córdoba

Esta escuela creada como escuela albergue en el año 1929, es dueña de una de las historias más tristes de nuestra Provincia de Córdoba; conocida a través de los años como “Angelitos de Hielo”.

Traslasierra Redacción Enamorate de Córdoba Redacción Enamorate de Córdoba
034
Escuela Padre Liqueno

En la Provincia de Córdoba existen varias escuelas donde el ciclo lectivo tiene las vacaciones en invierno en lugar del verano por lo duro del clima en las etapas frías del año; en algunas de ellas los niños pasan la semana entera sin ver a sus familiares; una de esas escuelas está en el paraje de las Altas Cumbres conocido como “Colegio Padre Liqueno”.

Esta escuela creada como escuela albergue en el año 1929,  es dueña de una de las historias más tristes de nuestra Provincia de Córdoba; conocida a través de los años como “Angelitos de Hielo”.

038

Corría el año 1986, en el colegio vivían 22 niños que estaban en guarda judicial;  un trágico 23 de septiembre en horas de la tarde  cinco alumnos del colegio Padre Liqueno a más de 2000 metros sobre el nivel del mar en el medio de la Pampa de Achala tomaron la trágica decisión de huir hacia el entonces enripiado Camino de las Altas Cumbres. En aquel entonces las familias los dejaban en marzo y buscaban en diciembre.  

Para llegar al camino de las Altas Cumbres debían caminar 15 kilómetros, pero los sorprendió una nevada; uno de ellos regresó al establecimiento y los cuatro restantes siguieron caminando suponiendo que lo hacían en el sentido correcto pero en realidad estaban desorientados y aparentemente caminaban haciendo círculos en las sierras a más de 15 grados bajo cero y nunca llegaron al lugar que buscaban. Otro dato perturbador es que cuando salieron de la escuela la jornada estaba soleada y los niños estaban desabrigados; tal vez este detalle fue el que les costó la vida.

037

Debido a este hecho perdieron su vida congelados los “Angelitos de Hielo”;  Mario Oliva, de 9 años, de Villa de las Rosas; Luis Peralta, de 11 años, de Villa Dolores; Cristian Rodríguez, de 11 años, de Santa Rosa del Conlara, San Luis; y Claudio Gil, de 9 años, de San Pedro.

Una triste historia se contó sobre el niño Mario Oliva, de 9 años, de Villa de las Rosas; uno de los fallecidos, había sido enviado a la escuela como castigo por andar en las calles de la localidad rompiendo focos en las calles.

Aparentemente el quinto niño, que se salvó la vida por regresar, se trataría de un hombre de apellido Dominguez que habría sido expulsado de la escuela tras los hechos; según algunas versiones sobre este quinto niño tras los hechos habría pasado más de 10 años en la cárcel por distintas condenas, por hechos de robos.

El periodista Sergio Carreras que investigó los hechos narró que los niños aparentemente eran víctimas de maltratos y abusos de autoridad por parte de docentes y encargados del establecimiento por aquel entonces bajo la órbita de los sacerdotes Franciscanos.

Entre los castigos habituales en esos años en escuelas estaba dejar a los niños sin postre, negarles la bolsita de maní que le solían dar a las tardes, obligarlos  a arrodillarse sobre granos de maíz durante horas o prohibirle la visita de familiares. Algunos niños tenían sus familiares muy lejos y pasaban casi todo el año sin verlos.

036

Por la escases de personal en la escuela la mayoría de las tareas estaban a cargo de los niños;  las nenas cocinaban, limpiaban y  los nenes buscaban leña para el fuego,  y hasta debían trasladar piedras para reconstruir el camino.

Rescatistas  y montañistas voluntarios, muchos de ellos amateur, pasaron muchas horas durante seis largos días buscando a los niños en condiciones extremas, por momentos la temperatura durante la búsqueda bajaba a los 15 grados bajo cero; hasta que la peor noticia llegó, los encontraron fallecidos sepultados bajo la nieve donde vieron su final congelados. Una patrulla encontró a los nenes “estirados bajo la nieve sobre una piedra gigante en el centro de un cañadón”. Dicen las crónicas de testigos de la búsqueda que cuando revisaron los cadáveres ven que los chicos ni siquiera llevaban medias, y encuentran en sus bolsillos piedritas de colores, una goma de borrar e  hilo para hacer volar barriletes.

Una de las explicaciones en el momento de los hechos era que los niños no eran de la zona por eso no sabían moverse en las montañas; pero al conocerse sus nombres se supo que varios de ellos eran oriundos de localidades de la zona de traslasierra.

035

Poco trascendió sobre la investigación tras el fallecimiento de los niños, pero hay datos de que en una habitación había mucha ropa que nunca había sido entregada a los niños que a veces andaban con ropa vieja y hasta descalzos en la escuela.

Tras el accidente el colegio pasó a la órbita del Estado Provincial y sigue funcionando bajo la modalidad de albergue y  asisten chicos de bajos recursos de la zona.

Fuentes de información: El Resaltador; Infomerlo; Punto A Parte, Darío Falconi (Blog), Info huella y Onda Cero.

034

045PADRE LIQUENO: Cerro del zapato Izquierdo.
040PADRE LIQUENO: Cuando la Provincia de Córdoba era líder aero-espacial.
209EL CÓNDOR: Hotel de los científicos

033032

Te puede interesar
Lo más visto