CABALANGO: Sábato en Cabalango

Ernesto Sábato después de dejar Europa fue expulsado de su cátedra en la Universidad de La Plata
255 sabato en cabalango 02
255 sabato en cabalango 02

Ernesto Sábato después de dejar Europa fue expulsado de su cátedra en la Universidad de La Plata y de esta manera dejó su trabajo como científico.

De esta manera Sábato; dejaba la Ciudad de La Plata; sin dinero, sin trabajo. Buscando un lugar que fuera barato para vivir se radica en “El Pantanillo” muy cerca de Cabalango por recomendación de su amigo el cineasta y coleccionista Federico Valle; quien llevó a Sábato a Cabalango en un viejo Ford modelo 36.

Sábato hizo que Cabalango fuera un paraje conocido a nivel mundial; llegó al lugar siendo un científico retirado para convertirse en escritor, una de las plumas más reconocidas en nuestro idioma. Empezó traduciendo el libro “El Ulises”.

La vida de Sábato en Cabalango fue muy diferente a la que llevaba antes como científico; iba caminando hasta Carlos Paz y hasta  se bañaba desnudo en alguna curva escondida del arroyo “Los Chorrillos”  

Sábato arrancó con “Uno y el Universo” un libro de ensayos

Sábato dialoga con filósofos, escritores, pensadores, y discute y hace oír su línea axial futura: la crítica de la Modernidad occidental, particularmente a su rumbo científico, técnico, objetivista, vacío de toda preocupación por los hombres. Pero aquí no termina la experiencia serrana del genial autor de Sobre «Héroes y Tumbas». De su vida carlospacense, recogió, según la hipótesis de este autor, la temática que dio lugar a la más famosa y esencial de sus novelas, «El Túnel» cuya estructura psicológica presenta en el personaje de María Iribarne, las zonas ocultas de misterio que impulsarán a Juan Pablo Castel a asesinarla. El pintor, al dar forma a su obsesión interna, en un proceso constructivo y destructivo que centrará las motivaciones del crimen. El túnel es la visión del existencialismo de Sábato.

Los días del escritor en el Pantanillo fueron tormentosos por el proceso que estaba viviendo internamente, agravado por los celos enfermizos que tenía por su mujer Matilde, en un ambiente surrealista que animaban el propio Valle y sus amistades, además de las constantes visitas del escritor Enrique Wernicke, de los Gainza Paz, de los Córdova Iturburu, de Rogelio Frigerio, de los pintores y psiquiatras que adherían a la escuela de André Bretón.

También El Pantanillo fue el escenario donde el atormentado escritor veía con admiración como un muchachón, un pibe, sobrino de Córdoba Iturburu, saltaba al agua desde una piedra en forma magnífica. Venía de Alta Gracia con su familia para visitar a sus tíos. Era Ernestito Guevara Lynch.

 254 sabato en cabalango