ISCHILÍN VIEJO: Olga la guardiana del tiempo… “Baúl de Los Recuerdos”.

Olga era empleada de un museo de la zona; de allí nació su amor por empezar a juntar objetos que tuvieran que ver con la zona de Ischilín viejo
261
261

La página www.enamoratedecordoba.com.ar se nutre de relatos de viajeros, los creadores de la web son turistas, la gente que disfruta de un paseo son los más indicados para recomendar a otros viajeros un lugar.

Estefanía y Renzo, son dos jóvenes viajeros en enero del 2021 recorrieron cada paraje del norte Cordobés; y después de visitar la casa de “Don Ata”, la Iglesia de San Pedrito, el camino de las Postas y tantos otros lugares  enfilaban rumbo a Deán Funes, el objetivo era conocer dos puntos en el mapa que las páginas web de turismo ni mencionan, Ischilín viejo y la mítica Villa Colimba.

Describen al paseo como excelente, el paisaje es una mezcla de sierras y valles agrícolas; cuando el sol tiñe el paisaje de naranja en los amaneceres y atardeceres Ischilín Viejo se hace dueño de un paisaje difícil de igualar. Lo lamentable es que muchas casas rurales están abandonadas  y la gente se pierde la maravilla de vivir rodeado de la magia de la naturaleza.

El pueblo se llama viejo, pero no es tan viejo, nació hace pocos años tras el sueño de un propietario del lugar que anhelaba ver esa zona como un gran centro poblado a pocos kilómetros de su hermano Ischilín.

Mientras paseaban en su camioneta por las calles del Ischilín viejo, pero no tan viejo, una muestra al aire libre de antigüedades los sorprendió se notaba que la persona que la había realizado amaba la historia del lugar y el cartel al ingreso llamaba más la atención “El Baúl de Los recuerdos”.

Estefanía y Renzo no aguantaron la curiosidad e hicieron sonar una vieja campana para anunciar que estaban allí, “chusmeando” el lugar y apareció Olga, la guardiana de la historia del lugar, por razones de protocolo del COVID no pudo hacerlos ingresar a ver la muestra que tiene en un viejo galpón cercano a su vivienda pero sí pudieron mirar la muestra externa.

Olga era empleada de un museo de la zona; de allí nació su amor por empezar a juntar objetos que tuvieran que ver con la zona de Ischilín viejo, no quiere que la historia se pierda y atesora cada pieza y de cada una de ellas conoce la historia. Al quedar sin trabajo en el museo empezó a ordenar sus objetos, a pesar de que muchas veces los familiares dicen que junta porquerías.

Cuando pase la pandemia, seguramente “Baúl de Los Recuerdos” comenzará a ser parte del circuito de museos de la Provincia de Córdoba. Y Olga seguirá siendo la guardiana del tiempo.

262261260

 

 

Te puede interesar

Newsletter

Te puede interesar